Notícias

MEDELLÍN: Una experiencia mucho más allá en el sector textil

Ella fue la cuna, de unos de los más famosos narcotraficantes del mundo y es injustamente hasta que hoy es asociada a este hecho que, es cada vez más queda solamente en su pasado. Medellín, es una de las más importantes de Colombia, no es sólo llena de historia, colores y sabores. Es el origen de una cultura en evolución, repleta de oportunidades, con un escenario textil que entusiasma quien, así como nosotros, cuando llagamos al mercado colombiano.

Junto con el equipo de CENSI tuve la oportunidad de conocer más sobre la ciudad durante la Colombiatex, una de las mayores ferias textiles de América Latina. Vi de cerca lo que oía hablar: encontré no sólo un optimista escenario económico, pero también un pueblo con todas las cualidades de bienvenida. Jamás imaginaríamos que la simpática ciudad que nos apoya y cobijó cómo hermanos en el episodio más triste de nuestro deporte, hay un corazón palpitante en el ritmo envuelto de la salsa caribeña. Medellín nos abraza y nos envuelve nos asfixia de felicidad. Es un lugar único. Las personas que por allá encontramos hacen del lugar mucho más que la geografía permite. Traen una recepción calurosa y un cuidado mucho más de lo esperado, que nos hace sentir que somos parte de aquel ambiente repleto de optimismo.

Mucho más allá, de las fronteras del mercado textil, encontramos un local que hace a cualquier brasilero sentirse en casa. En Medellín hay un clima que es resumido en una” eterna primavera” y está suavemente acomodada en un valle gigante de paisajes imponente. No es por acaso, que se ha convertido en unos de los principales destinos turísticos de Colombia y han caído en los gustos de los brasileros. Sólo en 2017 fueron 200 mil visitantes de nuestro país, de acuerdo con la Procolombia, que reúne entidades de turismo de Colombia.

Es increíble la capacidad de un pueblo de superar y reconstruir una sociedad, y la convierte en una de más bellas, cultas y productivas ciudades del mundo. También es fantástico, la capacidad de un pueblo en donarse y ofrecer lo mejor para el otro. Y quizás, ellos conozcan antes de todos nosotros; los beneficios de servir. ¡ Me entrego … MEDELLÍN!

 

Por Sheila Censi Braun

Directora Ejecutiva

 

 

 

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *